Blogia
NieveVoladora

Que culpa tiene mi corazón de que yo me empeñe en pasarlo mal? (I)

Hace aproximadamente un año di “refugio” a un chico que después de 7 años con la novia se había encontrado que ella aparte de dejarlo, estaba saliendo con otro chico. A.R. se encontró descolocado en este mundo…y yo decidí que le iba a acoger…

Ojala no lo hubiera hecho, porque solo me ha traído mal esta acción…

Al principio, no podía evitar estar pendiente de el, lo llamaba, lo escribía, el a mi también, y creo que a parte de servirle de refugio, el a mi también me sirvió…hasta tal punto que para mi empezó a ser algo mas que un amigo. Evidentemente mi relación con el empezó a cambiar y el lo notó. Tuve que decirle que era lo que me pasaba, a lo que el contesto que no era el momento y no estaba preparado. Lo acepte, es mas, yo en muchas ocasiones se lo había dicho, que no era el momento de que empezara nada con nadie, pero sin embargo en mi surgió un gran rencor, ya que el, a pesar de saber que no podía tener una relación plena con nadie, me había dado bola, e ilusiones para que yo siguiera en el tren que estaba a punto de caer….

A raíz de eso, decidí que no podía seguir igual, que tenía que alejarme para mi propio bien, a lo que el accedió, pero aún así seguía haciendo intentos de quedar conmigo cada dos por tres, yo le esquivaba todo lo que podía, pero había veces que era imposible hacerlo, y quedaba con el junto con mas gente…

El tiempo fue pasando, y por situaciones de la vida, pude dejar de verle todos los días (la situación laboral impedía que esto fuera así), por lo tanto pude escapar mas de todos sus reclamos. Pude evitar coger sus llamadas, contestar sus mensajes, y olvidar su persona….pero aún así, durante meses el insistió, hasta que un día, no se porque, decidí cogerle el teléfono….ahí fue mi gran error….

El abrió su corazón, y me confeso que me tenía un gran aprecio y que no quería perderme de su vida, que quería conocerme un poco mas, y saber de mi mas a menudo…me pregunto el porque de mi “desaparición” y que no quería que fuera así…

Yo le expliqué que no lo quería pasar mal, y que el en varias ocasiones me había dicho que no podía estar pendiente de mi, y que no tenía tiempo para atenderme, y cosas así que a mi me había hecho daño, entonces para no sufrir, yo había decidido alejarme de el. Y le pregunte que si después de tanto tiempo intentando saber de mi sin conseguirlo, había sentido lo que en algunas ocasiones me había hecho sentir a mi, y que si le había gustado la sensación. Evidentemente a nadie le gusta intentar saber de otra persona y no poder, y eso le paso…

Al parecer había “aprendido la lección” y me pedía que por favor le dejase seguir sabiendo de mi…no se porque, mi corazón se movió…y decidí que ya estaba cansada de ser “mala” y que yo no era así y no quería seguir siendo, además parecía que el había entendido el porque yo había sido así….

Bueno, pues empecé a cogerle el teléfono, a contestarle los mensajes, a hacerle un poco mas de caso, pero el se relajó…me sentí engañada, estafada y defraudada. Como podía ser tan estúpida!!! No había servido para nada todo este tiempo

Llego un sábado en el que íbamos a quedar, el estaba confiado, y yo cuando llegó las 7 de la tarde y no sabía nada de el, le escribí un mensaje que quería hablar con el. El me llamo, como si no supiera que me pasaba, como si no supiera de que le estaba hablando, es mas, me dijo que no había leído mi mensaje. De repente, viendo su pasotismo, decidí que ya que el no sabía si iba a poder quedar para hablar, yo le iba a decir todo lo que pensaba, y así fue, le dije que estaba cansada de que hubiera jugado una vez conmigo y lo estaba haciendo una segunda, que primero se aclarara lo que quería y después me lo contara a mi, y miles y miles de cosas mas, a las cuales el no pudo responderme nada…me dijo que quería quedar el domingo siguiente y yo le dije, que ya le había dicho todo lo que tenía que decirle, que si tenía el algo que decirme que quedábamos, pero que sino no, y así se quedo la cosa. Yo muy triste, porque todas aquellas cosas que no quería creer, al parecer estaban siendo ciertas, y el supongo que muy feliz, ya que no me dijo nada de nada de nada….

Al día siguiente, yo ya había dado por cerrado este tema, y a pesar de mi pena, sabía que no era posible ningún cambio. Cuando de repente me sorprendió con un mensaje que decía que quería verme, que quería hablar conmigo. Yo le dije donde estaba, y que si quería algo me buscara, y allí se presento. La conversación fue muy parecida a la del día anterior, yo le dije de nuevo lo que quería: una persona que me cuidara, que fuera importante para ella, que me hiciera sentir tranquila, vamos que quería estar bien, que no quería estar sufriendo porque la otra persona un día apostara por mi y al día siguiente no. Que yo estaba siendo muy claro con el, y que el no lo era. Que no le pedía nada mas que me dejara tranquila, ya que la persona que el buscaba no era yo, y el no me podía dar lo que yo necesitaba. Me contó que había chicas que andaban detrás de el para un rato, pero que eso no lo quería, y una serie de cosas, que no entiendo para que me servían ami mas que para tenerle mas rencor aún. Ya le dije que me lo estaba haciendo de nuevo, y que no se lo pensaba permitir. El quería seguir viéndome, y yo le dije que no, que yo ya estaba cansada de juegos, y que no quería que cuando le fuera bien me utilizara de nuevo. Después de cabrearme, rebotarme y calentarme, cuando me pareció que ya había dicho todo lo que tenía que decir, y el no me decía nada, decidí irme, dando por terminado de nuevo el acto….si he de decir, que cuando llegue a casa me quedo la sensación de que no le había dicho una cosa importante, así que le mande un mensaje diciéndole: que a pesar de todo lo que le había dicho, que esto no significaba que no hubiera una persona para el, con la que pudiera encajar, el me contesto que necesitaba pensar, y aclarar su mente despacio….

A raíz de esta conversación parece que “reacciono”…empezó a llamarme para ver que tal estaba, para contarme que tal le había ido el día, y de repente me dijo que le gustaría quedar conmigo el viernes. Yo le dije que me parecía bien, pero que quería que tuviera claro lo que habíamos hablado el domingo, el me dijo que si, que lo tenía claro, pero que quería intentarlo poco a poco, y ver que pasaba, le dije que me parecía perfecto, que yo no le pedía matrimonio, pero que no quería ni llantos, ni penas, ni volver otra vez a lo mismo…me alegro saber que al parecer lo tenía claro, así que el viernes se unió a mis planes. La cosa fue bien, estuvo correcto, agradable, cómplice…me sentí bien, parecía que las conversaciones había surgido efecto….y algo bonito estaba a punto de ocurri....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres